Descubren Nueva especie de dinosaurio Mexicano el Tlatolophus galorum

Científicos de la UNAM y el INAH descubrieron una nueva especie de dinosaurio en México: el Tlatolophus galorum, encontrado en Coahuila

Tlatolophus galorum es el nombre de la nueva especie de dinosaurio descubierta en México por paleontólogos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

El espécimen encontrado se trata de un animal prehistórico colosal que, al parecer, murió al interior de un cuerpo de agua hace alrededor de 73 millones de años atrás. El cuerpo quedó cubierto por sedimentos y se preservó a través del tiempo, gracias a lo cual, los científicos pudieron dar con él.

“Este fósil, que continúa bajo investigación, es un caso excepcional en la paleontología mexicana”, señaló Felisa Aguilar, investigadora del Centro INAH Coahuila.


“Tuvieron que ocurrir sucesos altamente favorables desde hace millones de años, cuando Coahuila era una región tropical, como una gran planicie costera, para que se conservara en las condiciones con las cuales lo encontramos”.

El nombre con que bautizaron al dinosaurio, Tlatolophus, refiere a la voz nahua tlahtolli, que significa palabra; mientras que lophus viene del griego y significa cresta. La traducción, entonces, es Cresta palabra.

La composición resultó de la cresta del animal, por un lado, pues se asemeja a una vírgula, es decir, el símbolo utilizado por pueblos mesoamericanos para representar la comunicación y el saber en códices.

Además, la cresta tenía una función comunicativa en todos los lambeosaurios, pues esa parte del cuerpo producía un sonido similar a una trompeta.

El hallazgo se publicó en la revista Cretaceous Research y deriva de una investigación iniciada en 2005. Ocho años después, en 2013, el INAH anunció el éxito en la recuperación de la cola del animal, encontrado en el Ejido Guadalupe Alamitos, en el municipio de General Cepeda, Coahuila.

A la fecha, se trata del lambeosaurio más completo encontrado en México. Ángel Ramírez Velasco, doctorante en el Instituto de Geología de la UNAM, explicó que después de recuperar la cola los científicos consiguieron rescatar otras partes de su cuerpo.


“Pese a que habíamos perdido la esperanza de hallar la parte superior del ejemplar, una vez que recuperamos la cola seguimos excavando debajo de donde esta se ubicaba. La sorpresa fue que comenzamos a encontrar huesos como el fémur, la escápula y otros elementos”.

Los científicos encontraron también la cabeza del dinosaurio, un hueso en forma de gota, más otros 34 fragmentos óseos que formaron la osamenta: mandíbulas inferiores y superiores, paladar e incluso el neurocráneo, sitio donde se alojó su cerebro.

Los investigadores consiguieron recuperar casi el 80 por ciento de la estructura ósea del animal. “Después de todos estos hallazgos, nos convencimos de que estábamos ante un nuevo género de especie de dinosaurio crestado”, dijo Felisa Aguilar.

Actualmente, la cola de Tlatolophus galorum se exhibe en la cabecera municipal de General Cepeda, donde existe un espacio para que los habitantes y turistas puedan conocer los restos del animal prehistórico.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

Cihualteco.com
Logo
Shopping cart